Ediciones Especializadas Europeas SL

Reivindicación de la odontología española

on Jun 5, 2018 | 0 comments

 
El editorial que encontrarás a continuación, ha sido publicado en la revista Labor Dental Clínica. Se puede leer gratuitamente en streaming en la dirección siguiente: Labor Dental Clínica, nº 2-2018. Te invitamos a pulsar el enlace y leer artículos y noticias de actualidad en tu dispositivo electrónico.

 

Dentistas reales: Reivindicación de la odontología española

 

 ¿Se imaginan, estimados lectores, lo que debe de ser tener a SM en el gabinete, sentado en el sillón, esperando a que lo anestesies? Quizás solo algunos privilegiados profesionales (no sé si privilegiados o no), hayan tenido esa sensación y pudieran comentárnoslo.

Lo qué si debe de ser cierto y todos los que hemos atendido en nuestras consultas a personajes de determinada relevancia lo sabemos, es que la sensación que se experimenta es, al menos, de una relativa incomodidad.

“Majestad, Señor, ¿puede abrir un poquito más la boca? ¿Le molesto Señor? ¿Qué le parece el color A3? ¿Le gusta como ha quedado?… ¿Y las recomendaciones?: “Los próximos 10 días procure cepillarse así y así y enjuáguese con tal y tal…”; embarazoso, por llamarlo de alguna manera.

Sin embargo, he llegado a hablar con algún compañero (más de uno), que atendió a nuestro Rey Emérito que me comentaba que su actitud en el sillón era (y debe de seguir siéndolo), ejemplarizante, con la campechanía típica que, parece ser, le caracteriza.

Porque una cosa es atenderle en quirófano para instalarle una determinada prótesis articular, bajo anestesia general y otra instalarle una prótesis dental, bajo anestesia local, asunto en el que, al regio paciente, no se le maneja en la forma en la que, al profesional, le interesaría la mayor parte de las veces.

Me comentaba uno de estos compañeros, dentista real, haber llamado preocupado en cierta ocasión a D. Juan Carlos, tras haberle realizado un determinado tratamiento, para preguntarle cómo se encontraba y contestarle: “Tranquilo, no te preocupes, que estoy perfectamente”.

Seguramente, las preocupaciones del monarca iban por otros derroteros más que por el tratamiento dental recibido.

No siempre, SS.MM. han escogido dentistas nacionales para atender sus dolencias dentales y el que, actualmente, lo hagan, con seguridad, demuestra el nivel que ha adquirido la Odontología en nuestro país.

Los monarcas Borbones, a partir de Felipe V, Fernando VI, Carlos III, Carlos IV y su esposa, María Luisa de Parma, desdentada precoz, Fernando VII e Isabel II, eligieron dentistas franceses que solucionaran los problemas de sus reales dientes: Blas de Beaumont, Arnould Laudumiey, Pierre Gay, Ricard Le Preux, Jean Baptiste Rouyer, Jean Baptiste Gariot y un largo etcétera, formaron parte del elenco de Cirujanos Dentistas de la Casa Real española.

Incluso Alfonso XIII, a pesar de su manifiesta amistad con Florestán Aguilar y de tenerle como dentista real, recurrió a los servicios dentales del doctor Hally Smith, de París, ante la cardiopatía infecciosa que padeció, al parecer, causada por un foco dentario y que acabaría con su vida en Roma, en 1942.

Dudo que, desde nuestro Rey Emérito al actual Felipe VI, ningún miembro de la Casa Real, elija, para solucionar sus necesidades odontológicas, del tipo que sean, dentistas allende de nuestras fronteras y es que, de lo más relevante de la profesión, lo tenemos aquí, en casa.

 

Antonio López Valverde-Centeno

Profesor de Cirugía Bucal. Universidad de Salamanca

Director de Labor Dental Clínica

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *